Página principal > Actualidad > Turquía: Estambul llora a sus muertos mientras Erdogan aprieta las (...)

Turquía: Estambul llora a sus muertos mientras Erdogan aprieta las tuercas.

, de Jacques Vervier, Traducido por Julia Cartagena

Estambul fue víctima el pasado martes 12 de un ataque terrorista con una bomba llevado a cabo por un sirio, probablemente miembro de Daesh según las autoridades turcas. Después de la muerte de al menos diez turistas alemanes, muchos europeos “son Estambul”. Pero estos ataques no son más que un árbol, escondiendo el resto del bosque. Ankara juega a un doble juego respecto a Daesh en sus más que porosas fronteras, y existen numerosas inquietudes que gravitan alrededor del petróleo de la organización terrorista en Turquía. Sin embargo los dirigentes de la Unión guardan silencio sobre el tema.

Autores

  • Européiste convaincu, je crois en l’Europe solidaire et la coopération internationale pour un monde meilleur. Traducteur et interprète, j’utilise les langues au quotidien afin de créer ce monde auquel j’aspire.

    Twitter :

Tras la tragedia que ha afectado a varios europeos en la plaza Sultanahmet expresamos nuestra total solidaridad con el pueblo turco. No obstante, conviene recordar la realidad que viven a diario nuestros vecinos que se encuentran al este del estrecho del Bósforo ya que las decisiones y acciones de Ankara afectan a los derechos más fundamentales de sus ciudadanos y van en contra de los valores promulgados por los padres fundadores de la Unión.

Después del ataque terrorista, como ya es costumbre, las autoridades turcas ordenaron un “black out” mediático. Esta medida, posible tras la ley nº 6112, tiene como objetivo “favorecer la investigación” así como no ir en contra de la “ética”. Por desgracia, en realidad, esta medida permite al gobierno manipular la opinión pública a su antojo. Los medios de comunicación solo pueden comenzar a informar, y con muchas limitaciones, una vez que el gobierno turco ha hecho pública su versión de los hechos. En este sentido, es interesante analizar las palabras del que recientemente alabó las virtudes del régimen totalitario nazi.

Estando en la octava conferencia de embajadores, Recep Tayyip Erdogan tomó la palabra para condenar todas las formas de terrorismo así como todas las organizaciones terroristas. Aprovechó la ocasión para recordar que, o se está con el gobierno turco, o con los terroristas. Estas palabras hacían referencia a un llamamiento a la paz lanzado por más de un millar de intelectuales turcos e internacionales, entre ellos Noam Chomsky, Judith Butler, Etienne Balivar y David Harvey. Este llamamiento denuncia las violencias ejercidas por el gobierno turco en el este del país, especialmente contra la minoría kurda.

En esta región del país muchas ciudades pro-kurdas se encuentran sitiadas y los civiles son masacrados. Las líneas eléctricas han sido cortadas, las escuelas y otros edificios, destruidos. Los cadáveres que se amontonan en las calles se pudren. Los militantes y activistas que se atreven a denunciar estos hechos son, en el mejor de los casos, intimidados.

Entre el momento en el que Erdogan condenó “todas las formas de terrorismo” y el momento de escribir este artículo, la expulsión de ciertos universitarios turcos ha sido planteada, al igual que las demandas por vía judicial. Por otro lado, Sedar Peker, un nacionalista turco que no esconde sus vínculos con las autoridades – pero ante todo un criminal que ha sido condenado a penas irrisorias por estar a la cabeza de una organización criminal pero nunca por homicidio – ha anunciado que “[él y los suyos] van a bañarse en la sangre [de los universitarios que firmen el manifiesto] que caerá a raudales”.

Hoy, mientras todos estamos conmocionados por lo ocurrido en Estambul hay que denunciar con fuerza estas atrocidades, todas las atrocidades. Los dirigentes europeos deben reaccionar firmemente contra los terroristas, expresar su solidaridad con el pueblo turco y con las familias de las víctimas, así como coordinar sus esfuerzos contra este mal del siglo XXI. Pero también tenemos que exigirles que se muestren firmes cuando sus aliados cometen actos totalmente indignos de una democracia, de un Estado de Derecho y que van en contra de los principios defendidos por la Unión Europea, prerrequisito básico para los candidatos a la adhesión.

Compartir este artículo

P.-S.

Nosotros, docentes-investigadores de Turquía, NO seremos cómplices de este crimen.

El estado turco, imponiendo toques de queda en Silvan, Nusaybin, Cizre, Silopi y otras numerosas ciudades de las provincias kurdas condena a sus habitantes a la hambruna. Dicho estado bombardea con armamento pesado utilizado en tiempos de guerra. Viola derechos fundamentales, pese a que estos están garantizados por la Constitución y por los tratados internacionales que ha firmado: el derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad, así como la prohibición de la tortura y de los malos tratos. Esta masacre deliberada y planificada es una violación grave del derecho internacional, de las leyes turcas y de las obligaciones contraídas por Turquía en virtud de los tratados internacionales que ha firmado. Exigimos que cese inmediatamente la masacre y el exilio forzado que sufren los Kurdos y demás habitantes de esas regiones. Exigimos también la retirada del toque de queda, que sean identificados y sancionados quienes sean culpables de violaciones de DDHH y la reparación de las pérdidas materiales y morales sufridas por los ciudadanos de las regiones bajo toque de queda. Con este fin, exigimos observadores independientes nacionales e internacionales que puedan dirigirse a estas regiones con misiones de observación e investigación. Exigimos que el gobierno ponga todo de su parte para abrir negociaciones y que establezca una hoja de ruta hacia una paz duradera que tenga en cuenta las demandas del movimiento político kurdo. Exigimos que en estas negociaciones haya observadores civiles independientes que provengan de la sociedad civil y sean voluntarios para formar parte de ese grupo. Nos oponemos a toda medida que pretenda acallar la oposición. Como universitarios e investigadores, en Turquía o en el extranjero, no seremos cómplices de esta masacre con nuestro silencio. Exigimos que el estado ponga inmediatamente fin a la violencia hacia sus ciudadanos. Mientras nuestras demandas no sean satisfechas, no dejaremos de intervenir ante la opinión pública internacional, ante la Asamblea Nacional y ante los partidos políticos. Para firmar, enviad nombre y afiliación a info@barisicinakademisyenler.net

Responder a este artículo

moderación a priori

Aviso, su mensaje sólo se mostrará tras haber sido revisado y aprobado.

¿Quién es usted?

Para mostrar su avatar con su mensaje, guárdelo en gravatar.com (gratuit et indolore) y no olvide indicar su dirección de correo electrónico aquí.

Añada aquí su comentario
  • Este formulario acepta los atajos de SPIP, [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> y el código HTML. Para crear párrafos, deje simplemente una línea vacía entre ellos.

Seguir los comentarios: RSS 2.0 | Atom